+56 34 2 498 231 sut@codelco.cl

Los precios del petróleo subían levemente el lunes debido a que las interrupciones a los suministros en Kazajistán y Libia contrarrestaban las preocupaciones derivadas del rápido aumento global de las infecciones de ómicron.

* A las 1006 GMT, el crudo Brent subía 19 centavos, o un 0.2%, a 81.94 dólares por barril, mientras que el petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganaba 20 centavos, o un 0.3%, a 79.10 dólares por barril.

* Los precios del petróleo treparon un 5% la semana pasada, después de que protestas en Afganistán interrumpieron las líneas de ferrocarril y golpearon la producción en el principal campo petrolero del país, Tengiz, mientras que el mantenimiento de oleoductos en Libia hizo caer el bombeo a 729,000 barriles por día desde un máximo de 1.3 millones de bpd el año pasado.

* La empresa petrolera más grande de Kazajistán, Tengizchevroil (TCO), está aumentando gradualmente la producción para alcanzar tasas normales en el campo de Tengiz después de que las protestas limitaron la producción allí en los últimos días, dijo el domingo el operador Chevron.

* “Por lo tanto, los vientos a favor de los precios del petróleo debido a las preocupaciones sobre el suministro deberían disminuir, lo que sugiere que los precios caerán esta semana”, dijo Carsten Fritsch, analista de Commerzbank.

* El petróleo también está recibiendo apoyo de la creciente demanda mundial y de adiciones al suministro por debajo de lo esperado por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Rusia y sus aliados, grupo conocido como OPEP+.

* La producción de la OPEP en diciembre aumentó en 70,000 bpd con respecto al mes anterior, frente al aumento de 253,000 bpd permitido bajo el acuerdo de suministro de la OPEP+, que ha levantado gradualmente los recortes a la producción aplicados en 2020 cuando la demanda colapso bajo las cuarentenas para frenar la propagación del Covid-19.

* Sin embargo, un aumento en las infecciones por Covid-19 ejercía presión sobre los precios del petróleo. A pesar de los primeros estudios que muestran un menor riesgo de enfermedad grave u hospitalización con ómicron en comparación con la variante delta, las redes de atención médica en España, Gran Bretaña, Italia y otros lugares se encuentran cada vez más exigidas.