+56 34 2 498 231 sut@codelco.cl

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, pidió el miércoles a los grupos de presión empresas y sindicatos que trabajen juntos para «revertir audazmente» una tendencia a la baja en los salarios de los trabajadores mientras el gobierno busca lograr lo que ha llamado una era de «nuevo capitalismo».

 Las empresas japonesas, preocupadas durante mucho tiempo por perder clientes y participación de mercado a medida que el país lidiaba con la deflación, se han mostrado cautelosas con el aumento de los salarios a lo largo de los años. En cambio, muchos han recurrido a apretarse el cinturón para reducir costos, dejando a los empleados con un salario fijo durante décadas.

Desde que fue elegido en octubre, Kishida ha instado a las empresas japonesas, cuyas ganancias se han recuperado a niveles prepandémicos, a aumentar los salarios en un 3% o más, con el objetivo de lograr un ciclo de crecimiento y distribución de la riqueza.

«Nos ocuparemos directamente de la distribución de la riqueza hacia la clase media. Generaremos un círculo virtuoso distribuyendo el fruto del crecimiento, lo que llevará al próximo crecimiento», dijo Kishida en una reunión de Año Nuevo de Rengo, la principal confederación laboral del país.

«En las próximas negociaciones laborales de primavera, espero que se materialicen aumentos salariales adecuados para una era de nuevo capitalismo».

Kishida se convirtió en el primer primer ministro en nueve años en asistir al evento de Año Nuevo de Rengo.

Anteriormente, en una reunión separada, Kishida presionó a los tres grupos de presión empresariales del país, incluido el Keidanren más grande de Japón, para que adoptaran una «postura agresiva» hacia la implementación de aumentos salariales, informó la agencia de noticias Kyodo.

Kishida dijo que aumentar los salarios era «extremadamente importante» ya que una fuerte recuperación de la pandemia de COVID-19 requeriría una distribución de la riqueza entre la clase media, según la agencia de noticias.

«Ahora es el momento de cambiar la fase del ciclo contractivo causado por la deflación hacia un ciclo virtuoso de crecimiento y distribución de la riqueza», dijo Kishida, según fue citado.

El gobierno, por su parte, ha intensificado el apoyo ofreciendo exenciones fiscales en un paquete económico lanzado en noviembre para instar a las empresas a aumentar los salarios.

Aún así, un fuerte aumento salarial se considera una tarea difícil dado que incluso las principales empresas japonesas y sus sindicatos han acordado aumentos salariales anuales de solo alrededor del 2% en los últimos años. El año pasado, las principales empresas japonesas ofrecieron el aumento salarial más bajo en ocho años, ya que la pandemia afectó las ganancias corporativas.