Ante el nuevo episodio de intoxicación masiva en la bahía de Quintero, el gobernador de Valparaíso, Rodrigo Mundaca; apuntó a la responsabilidad de Codelco y llamó al presidente del directorio de la estatal, Máximo Pacheco, a enfrentar el tema. 

Este último, se comprometió a visitar la zona para tomar medidas. Sin embargo, lo anterior, encendió las alarmas entre los trabajadores de la cuprífera; quienes no han ocultado su rechazo a las acusaciones que pesan sobre la estatal en la zona, temiendo por la continuidad de sus fuentes laborales. Respecto a esto,Palabra Que es Noticia conversó con Andrea Cruces, dirigenta sindical de Ventanas. 

En esa línea, Cruces comenzó comentando: «nosotros estamos rechazando las acusaciones falsas que se nos hacen como trabajadores. Desde el lunes estamos detenidos y se nos acusa de que somos quienes hemos contaminado. El peak que tuvimos a la 1 de la mañana nos fueron a fiscalizar y levantaron la sanción. Nosotros seguimos insistiendo en nuestra inocencia. Hoy estamos pidiendo 50 millones a Codelco para que no exista más fugas«.

Asimismo, la líder sindical añadió: «De las 16 hay dos que se están monitoreando. El Estado se comprometió a controlar las empresas. Hay intereses creados. Los niños se están intoxicando, pero nadie ha abierto la caja de pandora. Cuando hubieron las intoxicaciones nadie se ha dado el tiempo de revisar o monitorear«.

«Dentro de las fiscalizaciones que se hacen no han encontrado nada. Solo nos quieren cerrar porque quieren hacer su negocio hacia el exterior. La empresa habla de 300 trabajadores que pueden quedar sin trabajo. Que pena que este gobierno que cuestionó al anterior está haciendo lo mismo. Cerrar la fundición en ventana sale 400 millones. Han gastado 35 millones en remodelar un edificio que no está siendo ocupado porque todos están con teletrabajo. Nuestra empresa es una gran empresa«, agregó Cruces.