Hace 136 años, luego de crecientes huelgas por la jornada de 8 horas de trabajo, salarios justos y derecho a sindicalizarse, que movilizaron a los obreros al Haymarket, en la ciudad de Chicago, ocurrió una masacre en la que fallecieron un número indeterminado de trabajadores.

Culparon de la masacre y de la muerte de algunos efectivos policiales, a 8 dirigentes sociales en un juicio parcial en que no se admitió a simpatizantes de la causa obrera en el jurado. Como resultado se condenó a muerte a 5 de los acusados, de los cuales 4 fueron llevados al cadalso (el otro se suicidaría en la cárcel)

A partir de este día distintas organizaciones determinaron que el 1 de mayo se conmemoraría el día del Trabajador.

En Chile, si bien, el día se declaró oficialmente 42 años más tarde, hubo anteriormente históricas jornadas de protestas de trabajadores, exigiendo también, condiciones de trabajo dignas y salarios justos. Entre las más relevantes, son consideradas: la huelga portuaria de Valparaíso en 1903, la huelga de la carne en 1905 y la masacre de Santa María de Iquique en 1907.

Según consigna Memoria Chilena, posterior a 1917 los sindicatos crecieron exponencialmente, existiendo más de 130 huelgas entre aquél año y 1920. Luego, mediante la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, más la incorporación al mundo sindical del campesinado, crecieron las demandas de los trabajadores y su impacto en la política del país.