+56 34 2 498 231 sut@codelco.cl

En los últimos días de 2021, China inició la explotación de un yacimiento de cobre en el Tíbet. Pero aún no habría razones para preocuparse por un reemplazo del metal rojo chileno, según el director de estudios y políticas públicas de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Jorge Cantallopts. “Son unas 120 mil toneladas que podrían entrar en los próximos años al mercado, de una vez, mientras que la demanda crece anualmente 500 mil toneladas”, dice.

El precio promedio que estima Cochilco para el metal rojo en 2022 es de US$ 3,95, inferior al de 2021 de US$ 4,23, pero sigue siendo un precio “relativamente alto”, comenta.

– ¿Cuáles son los factores que van a mover al precio del cobre en 2022?

– Seguimos pensando que va a haber un mercado muy ajustado. ¿Qué significa eso? Si bien la oferta va a crecer, probablemente no va a ser más que la demanda. La oferta va a crecer 4,7% este año, sujeto al desarrollo de la variante ómicron, que ha generado una incertidumbre que antes no estaba.

La sensación es que nuevamente podría haber cuarentenas en algunos países. Eso afecta a la demanda, pero también a la oferta. Llevamos dos años en los que no crece la oferta de cobre a nivel mundial respecto a 2019 y en 2021 sí creció mucho la demanda. Por lo tanto, eso debiera mantener al precio del cobre relativamente alto.

Demanda china

– ¿Afecta al precio del cobre las intervenciones del mercado desde China?

– En 2020, con los bajos precios que tuvo el cobre, China compró y le permitió crear un stock, que no tenemos claro cuál es, y durante 2021 comenzó a venderlo para controlar el alza de precios. El impacto, por los montos, no es muy relevante, pero crea señales que nos permiten decir que, cuando se sobrepasa los US$ 4,50, el mercado chino puede estar un poco incómodo, por lo tanto, puede liquidar parte de su stock.

China tiene definido al cobre como un mineral estratégico clave para el desarrollo de tecnologías, que compite con el resto del mundo, y es clave para su proceso de electrificación. Eso lleva a que también esté explorando yacimientos en China.

– ¿Chile debería preocuparse por eso?

– China es el tercer productor de cobre de mina a nivel mundial, pero comparado con la demanda que tiene es marginal, produce unos 8 millones de toneladas y demanda unos 13 millones. Por lo tanto, un nuevo yacimiento es importante, pero tampoco alcanza. Son unas 120 mil toneladas que podrían entrar en los próximos años al mercado, de una vez, mientras que la demanda mundial crece anualmente en 500 mil toneladas.

– ¿Podría incidir en el precio una eventual crisis inmobiliaria china, derivada de Evergande?

– En el momento más tenso de la crisis de Evergrande impactó al precio. La industria inmobiliaria es uno de los principales consumidores de cobre en el mundo y, por lo tanto, la industria inmobiliaria china es muy relevante. La electromovilidad y las energías renovables van a ser un consumidor importante en unos 20 años, pero hoy lo más determinante es la generación eléctrica, infraestructura e inmobiliario por el cableado que va dentro de un edificio, una casa y en las calles. Por lo tanto, una eventual crisis, sin duda tendría impacto.

Cobre y peso chileno

– ¿Cómo afecta la incertidumbre política local?

– La minería es una actividad a largo plazo. Cuando tú decides invertir en el país en un proyecto minero, probablemente tienes que tener incorporados los riesgos de una cierta volatilidad.

Ya se despejó la incertidumbre de la elección. Está el ruido de la discusión tributaria, respecto a qué tasa habrá sobre los proyectos mineros, pero creo que se ha llegado a una convergencia que no afectaría tan fuerte a la rentabilidad. Y, por último, sigue la incertidumbre de la Convención Constituyente.

– La correlación cobre/ peso chileno se perdió en 2021. ¿Volverá en 2022?

– Se van a empezar a correlacionar más. En la medida que estos tres riesgos políticos se reducen, terminan siendo más relevantes los factores financieros y económicos. Eso lo hemos visto en la última semana con cambios estructurales del dólar, por la segunda vuelta electoral.

El precio del cobre ha estado relativamente estable, por lo tanto, significa que el precio del dólar estaba particularmente alto, a raíz de los riesgo políticos. Y ahora habría que ver si esos riesgos se reducen, probablemente van a converger y va a alinearse mucho más con el precio del cobre.