Los precios del cobre y el aluminio subían el viernes, ayudados por la debilidad del dólar y la escasez de inventarios, pero los inversores estaban preocupados por la posibilidad de que las alzas de tasas de interés de los bancos centrales frenen el crecimiento y la demanda de metales.

* A las 1100 GMT, el cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganaba un 0,1%, a 9.838,50 dólares la tonelada, en camino a una subida de más del 3% esta semana.

* El Banco Central Europeo (BCE) se mostró más agresivo de lo esperado el jueves, mientras que el Banco de Inglaterra también elevó las tasas.

* «La pregunta que se hace la gente es qué tipo de impacto tendrá en las perspectivas económicas», dijo Ole Hansen, de Saxo Bank en Copenhague. «Esa preocupación por el crecimiento está impidiendo una subida del mercado, donde subyace un fuerte apetito por las materias primas, tanto de los compradores reales como de los especuladores e inversores».

* Una ruptura del cobre por encima de los 10.000 dólares la tonelada, saliendo de su rango de 500 dólares, atraería a los compradores que esperan al margen, añadió Hansen.

* Los volúmenes han sido escasos con motivo de la semana de festividades que se vive en el principal consumidor de metales, China.

* El índice dólar se encaminaba a su peor semana en casi dos años, mientras el euro probaba máximos no tocados en casi tres meses, animado por el giro del BCE. Un dólar más débil hace que los metales denominados en el billete verde sean más baratos para los compradores que utilizan otras divisas.

* En otros metales básicos, el aluminio en la LME subía un 0,4% a 3.063,50 dólares la tonelada; el zinc avanzaba un 0,6%, a 3.618,50 dólares; el plomo ganaba un 1,1%, a 2.215,50 dólares; el estaño sumaba un 0,3%, a 43.050 dólares; y el níquel operaba estable a 22.865 dólares.